Header Ads

Entregas XXV, XXVI y XXVII de La Biblia del Chisme

Poco a poco, pero de manera inexorable, nos vamos acercando al final de este serial que espero que os haya hecho pasar los mismos buenos ratos que a mí. Con esta entrada os traigo los capítulos XXV, XXVI y XXVII. Os adelanto que la novela completa cuenta con veintinueve capítulos en total, de modo que en las próximas semanas llegaremos a su final. En todo caso, espero que podáis disfrutar con estos últimos capítulos. Allá van los prometidos:


Capítulo XXV, El dios más ominoso, primigenio y blasfemo, venido de los arrecifes de la insania y tal.
<<Cuando estuvieron frente a frente, levantó la rodilla y la estrelló con una puntería afinada a lo largo de décadas contra el lugar donde debería de haber estado la entrepierna del dios. Lo estaba, así que se puso blanco, abrió los ojos como platos y la boca en un grito sordo y se desplomó>>.

Sigue leyendo en:


Capítulo XXVI, El límite de la paciencia.
<<El capitán afinó el tiro por la mirilla. Era cierto que solía tener buena puntería, pero jamás había disparado a través de un agujero de gusano, y no tenía ni idea de cómo afectaría la caprichosa gravedad de los agujeros a un proyectil sin medios para corregir su trayectoria.
>>—Tap —ordenó.
>>¡PATAM! fue la respuesta de la cápsula al dispararse>>.

Sigue leyendo en


Capítulo XXVII, Dioses babosos.
<<Los sacerdotes que la habían iniciado en los misterios de los dioses ominosos, también la habían educado bien para temer la selva, el lugar en el que éstos se refugiaban, el lugar al que acudían para secuestrar a jovencitas vírgenes y devorarlas. Claro que ella jamás había visto a un dios ominoso, mientras que los dioses babosos estaban allí mismo y podía constatar fehacientemente que devoraban a todo el que se pusiera en su camino, sin hacerle ascos a la no virginidad, por cierto>>.

Sigue leyendo en:
Con la tecnología de Blogger.