Header Ads

Influencias

Entonces viene cuando te preguntan quiénes son tus autores favoritos, y tú pones cara de lelo y respondes: ¿Todos?

Pues no, todos no porque son muchos, y no es de buena educación no reconocerle su debido mérito a aquel autor que durante su lectura te hizo pasar tan buenos momentos. Así que quede claro que lo que sigue es sólo una una primera lista-aproximación de algunos de mis autores favoritos, no todos, ni mucho menos, sino los que me vienen ahora mismo a la mente a bote pronto, sin más orden ni concierto que el cómo se me vayan ocurriendo:

Veamos, entre los extranjeros cabe citar a: Clifford D. Simak (Ciudad), Jack London (La llamada de lo salvaje), James Herriot (Todas las criaturas grandes y pequeñas), Stephen King (¿es necesario que cite algún libro? bien, si me presionáis, me quedaría con la saga de La torre oscura), Ray Bradbury (Crónicas Marcianas), Frank McCourt (Las cenizas de Ángela), Arthur C. Clarke (2001, Odisea en el espacio), Isaac Asimov (Fundación), Daniel Keyes (Flores para Algernon), Don Winslow (El poder del perro), Neil Gaiman (Neverwhere), George R.R. Martin (sí, el de Canción de Hielo y fuego, pero también el autor de Una canción para Lya), H.P. Lovecraft (El horror de Dunwich), Bram Stoker (no creo que ni siquiera te puedas poner a escribir si no has leído antes Drácula), Philip K. Dick (Sueñan los androides con ovejas electrónicas, o dicho de otro modo: Blade Runner), Theodore Sturgeon (Más que humano), John Steinbeck (Al Este del Edén), Peter Straub (Fantasma), Dan Simmons (Hyperion), Herman Hesse (Demian), Thomas Mann (Dr. Faustus), J.G. Ballard (Mitos del futuro próximo), Ursula K. Leguin (La mano izquierda de la oscuridad) o Stanislaw Lem (Solaris)

Entre los españoles, o hispanohablantes, que además de temática, me influyen lingüísticamente, me vienen ahora a la mente: J.L. Borges (por casi todas y cada una de las líneas que escribió, a pesar de no ser el más agradable de los escritores), Arturo Pérez Reverte (El capitán Alatriste), Juan Miguel Aguilera (Mundos en el abismo), Rodolfo Martínez (Fieramente humano), Julio Cortázar (Historias de cronopios y famas), Rafael Marín (Lágrimas de luz), Eduardo Mendoza (La ciudad de los prodigios), Juan Eslava Galán (En busca del unicornio), Domingo Santos (Crónicas de la tierra y del espacio), Eduardo Vaquerizo (Memoria de tinieblas), José Luís Sampedro (La sonrisa etrusca), José Carlos Somoza (Las trece damas), Carlos Ruíz Zafón (La sombra del viento), Horacio Quiroga (Cuentos de amor, locura y muerte), Fran Agudo y Roberto Cejas (¡espero vuestros libros, muchachos!)… No cito aquí a los clásicos, desde Cervantes a Bécquer, cuya influencia, escribiendo en castellano, e incluso sin saberlo, va de oficio.   

Conste que tampoco cito aquí a los ensayistas, filósofos o científicos, cuyo pensamiento ha ayudado a moldear el mío; ni a los poetas, cuya sensibilidad ha contribuido a mi capacidad de apresar el mundo. Ambos grupos han influido, a parte de en mí directamente, en mi forma de escribir, en los temas que escojo y en el cómo los trato. Pero hoy ya no queda más tiempo para tratarlos. En la próxima entrega, más. 
Con la tecnología de Blogger.