Header Ads

Jason Becker, gracias por seguir entre nosotros

Hace unos meses, publicaba una entrada en la que hablaba del nuevo disco de Jason Becker y explicaba su historia de una manera muy resumida. Desde entonces, no he podido dejar de pensar en él. 

Para los que no lo conocéis, comentaros que Jason Becker es sin duda alguna uno de los mejores guitarristas de todos los tiempos, pero que su carrera fue truncada con apenas diecinueve años cuando fue diagnosticado con ALS (Esclerosis Lateral Amiotrófica). Los médicos le dijeron que no llegaría a cumplir los 25 años, sin embargo, hoy, casi treinta años después, Becker sigue vivo y sigue haciendo música. 

Como dice su madre al inicio del documental de 2012, "Jason Becker, not Dead Yet": <<Está más allá del entendimiento de nadie la razón por la cual él sigue aquí; pero la cuestión es que sigue aquí>> o, en ese mismo documental, como dice él mismo: <<La gente muere por ALS, pero yo no>> y cuando se le dice que sí, pero que la gente muere, él vuelve a decir: <<Sí, lo sé, lo sé, pero yo no>>. 

Y uno se pregunta si hay alguna suerte de sentido trascendental en esa negativa a morir y en ese continuar aquí, entre nosotros, y entonces piensa en lo increíblemente hermosa que es la música que Becker sigue componiendo, en lo inspiradora que es su historia y uno tiene la tentación de pensar en un Dios con un plan tan perfecto como cruel, que lo haya creado con ese propósito... Y sin embargo, eso sería quitarle a Becker, y a la humanidad que tiene el honor de contar con él entre sus especímenes, el mérito de haberse sobrepuesto a todo y ser capaz de seguir creando belleza con su música. 

Pero no quiero divagar, creo que es mejor dejar que vosotros mismos os impregnéis de su historia y saquéis vuestras propias conclusiones, si es que se puede extraer alguna aparte de la de reconocer el increíble genio, voluntad y fuerza de Becker. Éste es el trailer del documental sobre su vida hasta el momento realizado en 2012:


Y aquí lo tenéis tocando con quince años, con una técnica y un gusto artístico que deja en pañales a la mayoría de guitarristas adultos, incluso a los que son considerados como virtuosos:








Y otro pequeño corte con pocos años más:





Os aseguro yo, que llevo tocando la guitarra más de veinte años, que lo que hace Becker en estos vídeos sólo está al alcance de unos pocos elegidos, pero lo más sorprendente es que siendo capaz de hacer eso, y en una época en la que los guitarristas capaces de esas maravillas técnicas eran admirados como dioses, el rostro de Becker es de una humildad inmaculada, no hay en él el menor rastro de soberbia. Sonríe, se le ve disfrutando con la guitarra, transmitiendo esa felicidad inocente y bondadosa a quienes lo escuchamos. 

Hace unos meses, cuando estaba en marcha su campaña de crowfunding en Indiegogo para recaudar fondos para su nuevo disco, participé en ella, porque estoy deseando escuchar sus nuevas canciones y porque me pareció que era una posibilidad fabulosa para, de alguna manera, colaborar en las creaciones de un genio, aunque fuera con una aportación humilde. Poco después, el objetivo de la campaña ya se había conseguido y Becker nos escribió a todos los que habíamos participado obsequiándonos con un regalo: una grabación inédita que él había hecho con diecinueve años, que me llenó de emoción. Más aún, poco después, me encontré con otro regalo inesperado por su parte: un tutorial para aprender algunos de sus mejores licks. Pueden parecer cosas pequeñas, pero son símbolos importantes del espíritu generoso que las dona. Con todos estos regalos, sin contar con el disco, Becker me ha devuelto mucho más valor que la pequeña contribución monetaria que yo le hice. Y ésa es una de las características de los grandes espíritus como el suyo, que siempre dan mucho más de lo que reciben.

Y para muestra, un botón, escuchad éste tema, y luego decidme si no es una de las músicas más hermosas que jamás hayáis escuchado:



Con la tecnología de Blogger.