Header Ads

Al Este del Edén



“Al Este del Edén” de John Steinbeck es uno de los poquísimos libros que he dejado de leer no porque no me gustara, sino porque me gustaba demasiado. Hace unos seis años lo empecé a leer, llegué hasta la mitad, donde se produce una muerte que ríete tú de las de Martin, y lo dejé porque me sentí incapaz de continuar adelante sin aquel personaje.

El lunes lo volví a encontrar, o él me encontró a mí, que los libros son muy caprichosos, y decidí que lo leería desde el principio todo lo rápido que pudiera, tomando carrerilla para saltarme aquel escollo que me impedía continuar y acabarme de una vez el libro. Esta mañana me lo he acabado y me he quedado sin resuello a la par que fascinado.

Es un libro muy peligroso para un escritor. Entre más escribes, más capaz eres de percibir la tramoya sobre los que otros han trazado sus historias. Eso no te hace disfrutar menos los libros, al menos no me lo hace a mí (ciertos comentarios de otros escritores ilustres parecen afirmar que a ellos les ocurre lo contrario); pero la cuestión es que comprendes que tras la historia que estás leyendo se halla la mano de un creador humano. Leyendo “Al Este del Edén”, en cambio, te cuesta creer que Steinbeck sea meramente humano…
Con la tecnología de Blogger.