Header Ads

Recibidos “El hombre que cabía en una botella de anís del mono” y “El rey lansquenete” de editorial Sportula.

Recibidos El hombre que cabía en una botella de anís del mono de Antonio Romero y El rey lansquenete de Santiago García Albás.

Podéis ver el anuncio de ambos libros en la página de Sportula:

Para abrir un poco de boca con El hombre que cabía en una botella de anís del mono:


«Pesaría sus ocho arrobas, dicen. Y un día entero se le iba en entrar en la botella y otro en salirse, afirman. Totalmente en cueros, según cuentan, se pringaba de aceite por completo, desde la barba de los huevos al envés de los párpados. Cuando le resbalaban hasta las ideas se arrimaba al toro. Siempre arrancaba por la pierna izquierda, por el dedo gordo. Eso era lo primero que enfilaba en el botellín.

»El hombre que cabía en una botella de anís del mono es, sin la menor duda, una de las más chocantes recopilaciones de relatos que el lector puede echarse al coleto: compuesta de viñetas breves, impactantes, en ella Antonio Romero se adentra con decisión en un extraño territorio que podríamos calificar de “costumbrismo surrealista” para mostrarnos un paisaje extraño y retorcido que, sin embargo, no se aparta nunca de la cotidianidad».

En cuanto a El rey lansquenete de Santiago García Albás, se trata del ganador del premio Alberto Magno 2013:

«A mediados del siglo XXI, los criminales se someten al tratamiendo distrópico, un procedimiento que nubla su percepción de la realidad y permite a las autoridades controlar su comportamiento. El sistema, aparentemente infalible, ha acabado prácticamente con la reincidencia. Incapaz de distinguir si lo que ve es la realidad o una ficción programada, el criminal vive en un estado de paranoia y frustración crecientes y deja de ser una amenaza para la sociedad.

»Pero, ¿es el sistema tan infalible como parece, realmente es imposible burlarlo? ¿O tiene tal vez algún hueco por el que alguien lo bastante habilidoso, o lo suficientemente empecinado, puede colarse? ».


Os sigo contando en cuanto los haya leído. Agradezco a Sportula por su confianza.
Con la tecnología de Blogger.